«Nunca nadie se arrepiente de haber entrado a la factura electrónica», CEO de Signature

Para hablar de la implementación de la factura electrónica contactamos a Mario Fernández, CEO y Fundador de Signature South Consulting, y de GoSocket. Estas soluciones tecnológicas funcionan en 10 países y atienden a todo tipo de empresas, pero especialmente multinacionales que busquen un proveedor único y centralizado.

Fernández y su equipo brindó asesoría sobre la implementación de la factura electrónica en Colombia a través del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y participó en la creación de los lineamientos del proyecto que está marcha en este momento.

 

  1. ¿Qué hacen GoSocket y Signature? ¿Cuál es la diferencia entre ellas?

Son dos negocios en uno. Signature es una empresa líder que provee soluciones de facturación electrónica en Latinoamérica. Se creó en 2003 en Chile, primer país en adoptar la facturación electrónica de la manera en la que se está haciendo ahora. Después de Chile, en 2006 fuimos a México, Brasil y Argentina. Colombia comenzó a estar en nuestro radar más o menos desde 2008.

Por su lado, GoSocket es una red de inscripción gratuita de relacionamiento empresarial. Lo que permitimos es que pongan en la red cada vez que las facturas sean emitidas y recibidas. De esta manera se busca volver eficientes los procesos financieros de las empresas y su conversación digital de aprobación, rechazo, venta, pago, entre otras. Además, conectamos a las empresas con soluciones financieras.

 

También te puede interesar: ‘ABC del factoring en Colombia‘

 

  1. ¿Cómo ha sido la experiencia de la implementación de factura electrónica en otros países latinoamericanos? ¿Sí llenó las expectativas?

El proyecto es increíblemente bueno. Yo lo resumiría así: nunca nadie se arrepiente de haber entrado en la factura electrónica.

Chile, por ejemplo, tuvo más de 12 años en el que la factura electrónica no era obligatoria. Y en ese periodo, más del 50% de las empresas la implementaron, pero para lograr algo así, se debe hacer una fuerte evangelización y no dejarse llevar solo por la obligatoriedad.

Chile es uno de los líderes del factoring tradicional y electrónico, en monto: representa más o menos al 10% del BID de ese país. Desde hace algunos años el 100% del factoring en Chile está digitalizado: es trazable, comprobable y muy seguro.

Las autoridades pueden decir exactamente cuántas y por cuánto se han hecho las transacciones.

 

  1. ¿Los principales beneficios por la implementación de la factura electrónica son económicos?

Sí se obtienen beneficios económicos, reducción en costos de envío, almacenamiento, papel y reducción en tiempos, pues ya no tengo que ir a un lugar para que me timbren un formulario, sino que todo es web.

Pero esos beneficios directos no son los más importantes, sino los financieros, ya que se democratiza el acceso a financiamiento. Las pymes van a poder vender sus facturas de una manera más eficiente, a través de anticipos, a costos competitivos y de una manera segura para todas las partes.

Es algo tan potente, tan poderoso, que tiene la capacidad de oxigenar la economía. Por eso nos gusta enfocarnos en resaltar esto y no solo la disminución de costos.

 

¿Necesitas liquidez para hacer crecer tu negocio? Nosotros nos encargamos. Entra a mesfix.com

 

  1. ¿Cree que en Colombia se va a disparar la financiación a través del factoring con la implementación de la factura electrónica?

No lo dudo, se va a disparar de una manera increíble, ya que empieza a cambiar el mercado. En Colombia Bancolombia es uno de los líderes, casi absoluto del factoring y el confirming. Con la llegada de la factura electrónica se reestructura el mercado y empiezan a aparecer entidades de factoring y financieras privadas para aprovechar esa oportunidad.

 

  1. ¿Hay algo en la implementación de facturación electrónica que no haya funcionado en otros países de lo cual podamos aprender?

El error principal es pensar que este proyecto que se limita a cumplir con una obligatoriedad o a un tema de control, pero eso no va a pasar en Colombia.

Un error del cual se puede aprender es el de Argentina. A la entidad tributaria de este país la factura como tal solo le interesaba básicamente para saber de cuánto era y cuántos impuestos tenían que pagar, entonces lo que hizo fue poner un backoffice con el cual las empresas se comunican para obtener un código el cual reflejan en su factura, pero no existe el documento como factura electrónica. Entonces se desaprovecha el 95% de la capacidad de trazabilidad y estandarización que tiene la factura electrónica.

Pero por la manera en la que está planteado el proyecto en Colombia, esto tampoco va a pasar en Colombia.

 

  1. ¿Qué sí podría pasar en Colombia?

Otro error muy común que comete la entidad tributaria es pretender meter demasiada información en la factura electrónica. Uno debe hacer fluir a través de ese documento información muy parecida a la que normalmente se exigía en la factura de papel.

Hay entidades tributarias que se vuelven un poco exigentes y piden mucha más información y eso genera una complejidad porque las empresas desde su ARP lo que hacen es imprimir en su formato visual lo que pide la factura de papel. Si vas a meter más información, le estás generando una complejidad al emisor de factura y tendrá que incluirlo en su archivo .xml.

Los beneficios para la entidad tributaria y privados es tan grande, que hay que tratar de que el impacto para los emisores sea el menos posible. No ponerse de exigente en las fases iniciales.

 

Marcela Bahamón Laverde

Content Manager & CM de Mesfix S.A.S. Periodista. Caleña que vive en Bogotá. Interesada en las soluciones tecnológicas con impacto social. Feminista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *