2 días a los que todo emprendedor teme

Este artículo es escrito por Magellan Fetalino, CEO, Acudeen aunque habla de los problemas de empresarios filipinos, esto también es una realidad que se vive en Colombia y existe una solución: Mesfix

Muchos emprendedores no tienen buenos recuerdos de los días 15 y 30 de cada mes, especialmente en tiempos en los que sus cuentas bancarias se encuentran vacías.

Es el día 15 de enero. 3 horas más y los bancos cierran. La mayoría de los trabajadores se preparan para una noche de fiesta con sus amigos tomando cervezas; por otro lado, el estrés, el miedo y los pensamientos sobre cheques a punto de rebotar son los acompañantes fieles de Shiela, una emprendedora de 29 años de edad, mientras examina con detalle su directorio telefónico pensando en quién llamar que pueda ayudarla con un préstamo, antes de que se acabe el día, para poder pagar la nómina de sus empleados y las deudas de su empresa.

¿Sabías que puedes vender tus facturas por cobrar desde la comodidad de tu oficina? Regístrate en Mesfix.com

Shiela, como otros emprendedores, es una soñadora. Su pasión por el arte e ideas innovadoras de comunicarse la motivaron a iniciar una empresa que provee servicios publicitarios a grandes empresas en Filipinas. A pesar que es nueva en el espacio, su perseverancia le consiguió grandes contratos en su primer año de operación. El deseo de cumplir sus metas rápidamente también le hizo comprometerse a conseguir contratos grandes, que incluyen términos de pagos indefinidos o con poca claridad por parte de sus clientes. Sin embargo, tiene un espíritu de emprendedora que la prepara para cualquier cosa en su camino.

5 años después, cinco días antes del 15 de enero, Shiela ha aprendido que con el ritmo actual con el que gasta dinero de su empresa, su flujo de caja no es suficiente para realizar sus pagos programados. Una pequeña parte de ella se siente nerviosa, pero en gran parte se siente segura por la promesa de que tres días antes del 15 le dijeron que iba a recibir el pago de una de las empresas de telecomunicaciones más grandes de Filipinas. Pero como dicen, la mayoría de las promesas fueron hechas para ser rotas, y el caso de Shiela no es una excepción. Después de enviar a uno de sus empleados a colectar el pago, en vez de un cheque, recibió una ‘sentencia de muerte’: su pago no se ha aprobado todavía, y no tiene fecha específica de cuándo será efectivo.

Con dos días remanentes antes del 15 de enero, inmediatamente prepara todos los documentos que considera que los bancos le solicitarán para aprobarle un préstamo.

Esta vez, su perseverancia no es suficiente. Después de ir a 5 bancos por un préstamo, nadie se lo podía ofrecer en menos de 2 días. Debía esperar al menos entre 2 y 4 semanas para recibir el préstamo que necesitaba. Considerando que ninguno cumplía con los tiempos que necesitaba, un banquero le sugirió hacer un avance de su tarjeta de crédito.

Habiendo trabajado previamente en una empresa grande, Shiela logró obtener una tarjeta de con alrededor de $4.900 USD de línea de crédito. Parecía una buena opción en el momento, especialmente porque podía obtener el dinero instantáneamente. Sin embargo, tenía un terrible punto en contra: si toma el avance de su tarjeta de crédito, deberá pagar 15% de interés al mes hasta que pague la totalidad del avance. Eso representa un 180% del avance solicitado, es decir, casi el doble de lo que necesitaba.

El tiempo casi se le acaba a Shiela. 15 de enero de 2017, un día que nunca se le olvidará. Lo único que quería era congelar el tiempo mientras prueba el dolor que significa el emprendimiento.

 

Sólo el 10% de las empresas en Filipinas paga a tiempo

El caso de Shiela no es nuevo. Cada año, más del 80% de las pymes quiebran y la falta de liquidez en su flujo de caja ha sido uno de los factores principales.

A pesar que los emprendedores deben ser responsables por el buen manejo de su flujo de caja, el peor problema es el constante pago tardío de empresas en Filipinas, le dan un nuevo significado al huso horario Filipino.

Un estudio realizado por Dun and Bradstreet Philippines muestra que sólo el 10% de empresas paga a tiempo sus cuentas por pagar. Por definición, uno pensaría que las empresas grandes serían la excepción dado sus tamaños; pero por lo contrario, un gran número de ellas no paga a tiempo. Del mismo estudio se demuestra que hay una mayor probabilidad de que una empresa de 1-9 empleados pague a tiempo (16%), a que una con más de 100 empleados lo haga (11%).

El problema yace en que, por su tamaño, estas empresas grandes tienen poder sobre proveedores pequeños y si no hay incentivo de pagar a tiempo (usualmente sin penalidad); su reacción natural es ni siquiera preocuparse por pagar.

 

Los bancos prestan dinero si puedes probar que no lo necesitas

El ecosistema financiero de Filipinas no está diseñado para la inclusión de mipymes. Los bancos creen que accesibilidad significa más edificios y oficinas, pero para pequeños empresarios, accesibilidad significa un acceso fácil y rápido a financiamiento, especialmente cuando más lo necesitan.

Para obtener un préstamo formal de un banco, usualmente se requiere que el negocio lleve operando al menos 3 años con estados financieros sanos. Además, el proceso se tardaría semanas o hasta meses para ser aprobado. Y como el caso de Shiela, si no calificas, las opciones que quedan desangrarían las mipymes con tasas muy agresivas.

 

Oportunidades iguales para soñadores como Shiela

El ecosistema empresarial tiene que ser más abierto a la inclusión financiera y en especial para miypmes. Esta ha sido la principal razón por la que empresas como Acudeen se han creado. En promedio, el 35% del balance financiero de miypmes está formado por cuentas por cobrar cuyo efectivo no pueden utilizar hasta recibirlas a plazo.

Como empresa que apoya a las mipymes a través de una plataforma online, Acudeen hace posible el financiamiento por medio de la venta de facturas por cobrar, proporcionándoles liquidez que no obtendrían sino a 30-150 días.

Conoce más de Acudeen: www.acudeen.com