¿Cómo estabilizar las finanzas personales después de vacaciones?

Cuando regresamos de vacaciones es difícil reacomodarnos a nuestra vida diaria, esto incluye ajustar las finanzas personales, hacer pagos y volver a organizarnos económicamente.

Aunque lo ideal sería planear las vacaciones de forma que no gastemos más de lo que habíamos planeado, el esparcimiento y los momentos de relajación tienden a hacernos gastar de más, debido a que nuestro consumo, cuando estamos en vacaciones, suele ser mucho más emocional que racional.

Conoce cómo comprar facturas y obtener una rentabilidad a cambio. Entra a Mesfix.com

Por esto, generalmente, cuando regresamos nuestras finanzas no corresponden a los que habíamos considerado. Así las cosas, es muy importante recuperar el equilibrio de estas lo más pronto posible para que la inestabilidad que se pudo haber generado en nuestros bolsillos no se convierta en un problema financiero permanente.

1. Hacer un balance vacacional

Primero debemos hacer un balance vacacional, es decir, identificar en cuánto nos excedimos o cuánto gastamos. Esto nos ayudará a saber de cuánto dinero ya no disponemos, y cuánto necesitamos para quedar al día con los gastos que aún están pendientes de las vacaciones y con nuestras obligaciones mensuales. Además, nos servirá para conocer cuánto debemos ahorrar para equilibrar nuestro presupuesto

2. Elaborar un plan de ahorro

Cuando tengamos claro en qué punto financiero estamos y sepamos cuál es nuestro presupuesto y nuestros gastos, deberíamos elaborar un plan de ahorro. Este incluiría un cálculo semanal y mensual de cuánto podemos gastar en dichos periodos, de cuánto vamos a ahorrar cada mes para estabilizarnos y, por qué no, para programar nuestras próximas vacaciones. El plan contribuirá a que sepamos cuando no podemos gastar más y qué gastos reducir o posponer. 


Mientras equilibramos nuestras finanzas es útil, por ejemplo, hacer un esfuerzo y guardar un porcentaje del salario mayor al que normalmente ahorramos. También: pausar el uso de las tarjetas de crédito asegurándonos de que la deuda no aumentará, evitar tentaciones como ir a nuestras tiendas favoritas y revisar si nuestros gastos habituales aún son necesarios.

Durante el proceso de reorganización de nuestras finanzas es importante no dejar de hacer ningún pago, pues podemos entrar en una dinámica de bola de nieve en la que se empiecen a acumular varias deudas. Una buena práctica es pagar el mínimo y si podemos, pagar un poco más de lo que deberíamos.

3. Usar el truco 50/50

Otra estrategia es usar el truco 50/50. Este consiste en que cada vez que hagamos una compra innecesaria, coloquemos la misma cantidad de dinero que gastamos en esa compra en nuestro fondo de ahorro o emergencia. Esta dinámica es muy recomendada cuando estamos en el plan de volver a equilibrar nuestras finanzas, pues nos permite hacernos más responsables de lo que no deberíamos gastar.  

¿Necesitas liquidez para hacer crecer tu negocio? Nosotros nos encargamos. Entra a mesfix.com

4. Contar con el fondo de emergencia

Por último, no olvidemos la importancia de siempre contar con un fondo de emergencia que corresponda a entre tres y seis meses de nuestros gastos de manutención. Cuando tenemos gastos adicionales solemos entender la importancia del fondo de emergencia, pues es una muy buena forma de evitar usar el presupuesto de los siguientes meses en la época postvacacional. 

Si durante las vacaciones sacamos plata del fondo, es hora de empezar a reabastecerlo y no olvidemos que lo importante no es cuánto ganamos, sino cómo lo gestionamos y optimizamos. 

¿También te puede interesar “7 mandamientos para tener finanzas sanas”? Entra a MesfixBlog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *