¿Por qué el capital de trabajo es importante para tu empresa?

Optimizar la productividad de una empresa es uno de los principales objetivos administrativos de cualquier compañía, independientemente de su tamaño. Por ello, evaluar periódicamente el capital de trabajo con el que esta cuenta es una tarea de vital importancia y responsabilidad para que de esta manera las operaciones que se generan sean equilibradas y contribuyan al crecimiento.

Entonces, ¿sabes cuántos recursos tiene tu empresa para operar? o ¿con qué facilidad tu compañía puede afrontar los compromisos para llevar a cabo sus actividades? En este blog te contaremos en qué consiste el capital de trabajo, por qué es importante y cómo calcularlo. Pero antes, deberías tener claro los siguientes dos conceptos:

¿Quieres mejorar el capital de trabajo de tu empresa sin endeudarte? Entra a mesfix.com

¿Qué son los activos corrientes?

Se trata de un bien tangible o intangible que una persona natural o una empresa posee. Representa todos los bienes y derechos de  una empresa, adquiridos en el pasado y con los que se podrían obtener beneficios futuros.

Los activos se pueden clasificar en fijos o circulantes, esto dependiendo de la facilidad con la que el activo puede convertirse en dinero. De un lado, el activo fijo es aquel que no puede ser liquidado en  el corto plazo y generalmente está asociado al funcionamiento de la empresa. De otro lado, el circulante se refiere al activo que puede ser utilizado en un periodo inferior a un año para obtener una ganancia.

¿Qué son los pasivos corrientes?

Son las deudas u obligaciones financieras que ha adquirido una persona o empresa. Por ejemplo, las cuotas de una tarjeta de crédito, los servicios o las hipotecas. Pero, si hablamos desde el punto de vista contable, podemos definirlo como las deudas y obligaciones con las que una empresa financia su actividad y le sirve para pagar su activo.

Los pasivos los podemos calcular así:

Pasivo = Activo – Patrimonio neto

Ahora sí…

¿Qué es capital de trabajo?

Se refiere a los recursos que requiere una empresa para poder operar, cumplir con sus actividades o seguir funcionando. Este permite conocer el balance empresarial entre las obligaciones y sus activos. 

Podemos referirnos al capital de trabajo como los activos corrientes de la compañía menos sus pasivos corrientes. Realizando este proceso determinamos cuántos recursos tiene la empresa para operar, dicha suma nos da una idea de la facilidad con la que una compañía en particular puede afrontar compromisos en su operación diaria.

¿Quieres mejorar el capital de trabajo de tu empresa sin endeudarte? Entra a mesfix.com

¿Cómo calcularlo?

Para conocerlo debemos tener en cuenta dos variables: el total de activos corrientes y el total de pasivos corrientes. Con esto en mente, calculamos la diferencia existente entre dichos datos y así, obtenemos el capital de trabajo. La operación sería entonces:

CT= (Total Activo Corriente) – (Total Pasivo Corriente)

Tipos de capital de trabajo

Capital de trabajo neto

Se refiere a la cantidad de dinero que necesita una empresa para cumplir con todos sus compromisos financieros a corto plazo, es un indicador para administrar y conocer todas las capacidades de pago de la empresa.

Capital de trabajo propio

Indica el monto de los recursos propios de la empresa. Este capital de trabajo está relacionado con el comportamiento de las cuentas del patrimonio de los accionistas y de los activos fijos.

La manera de calcularlo es:

CTP= Activos corrientes – Pasivos corrientes – Pasivos a largo plazo

Los pasivos a largo plazo son las deudas que tiene una empresa las cuales deben liquidarse después del siguiente año financiero.

¿Por qué es importante?

Estar atento al capital de trabajo permitirá evaluar la capacidad de una empresa para producir flujo de caja, es decir, liquidez. Además, permite maniobrar los activos y los pasivos de manera equilibrada. 

También es importante porque se trata del dinero que cubrirá los costos de la empresa en caso de que esta realice una inversión, haya una escasez de recursos para pagar gastos básicos o los pagos de los clientes se realicen en plazos extensos. Por último, el capital de trabajo permitirá a la empresa solucionar situaciones de emergencia.

Recuerda que el capital de trabajo es un indicador de los recursos con los que cuenta tu empresa. Conociéndolo sabrás la cantidad de dinero necesaria para que tu compañía opere y crezca de manera sana. 

¿También te puede interesar “8 términos financieros que debes saber”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *