Educación financiera

Multiplica tus inversiones con el interés compuesto

Interés compuesto Mesfix

Con el interés compuesto puedes sacarle mayor provecho a tus ahorros con resultados realmente sorprendentes.

Habitualmente escuchamos historias de personas que invirtieron sus ahorros y multiplicaron su dinero con bastante facilidad al cabo de un tiempo. Las preguntas que surgen son: ¿Qué hicieron? ¿Cómo lo lograron? ¿Qué fórmula aplicaron?

Como en el mundo de las inversiones no hay nada oculto, hoy te vamos a explicar cómo puedes lograr mayor rentabilidad de tus inversiones con el interés compuesto.

Primero que todo tienes que entender en qué consiste el interés simple y en qué se diferencia del interés compuesto. Si bien, ambos términos son usados con bastante frecuencia en el “lenguaje financiero”, sus significados y sus efectos en el tiempo son diferentes.

Conoce cómo recibir rentabilidad a través de mesfix.com

¿Qué es el interés simple?

Sabiendo que el interés es el beneficio que recibe una persona por invertir o prestar dinero, el interés simple es aquel que una persona obtiene únicamente sobre la cantidad original que invirtió. Esto quiere decir que los intereses ganados periódicamente no se suman al capital inicial ni tampoco se reinvierten en el siguiente periodo, por lo tanto, los intereses no generan intereses.

De acuerdo al Taller de Matemáticas Financieras de Bancoldex, el interés simple está caracterizado por:

  • El valor del interés es igual en cada uno de los periodos del tiempo de la operación financiera.
  • El valor inicialmente invertido permanece constante durante todo el tiempo de la operación financiera.
  • La tasa de interés se aplica solamente sobre el valor inicialmente invertido.

Para calcular el interés simple, únicamente tienes que aplicar la siguiente fórmula:

Interés: Capital inicial (cantidad de dinero prestado o invertido) * Tasa de interés (porcentaje que se paga por el dinero prestado o invertido) * Tiempo (número de periodos que dura el préstamo o la inversión)

Por ejemplo, si tú quieres calcular el interés simple que producen $2.000.000 de pesos invertidos durante 10 años a una tasa del 6% anual, debes calcularlo de la siguiente manera:

Interés: $2.000.000 * 0.06 * 10 = $1.200.000 pesos

Tasa de interés: ¿qué efectos tiene su aumento y su disminución?

¿Qué es el interés compuesto?

Por su parte, el interés compuesto es definido como la octava maravilla del mundo, la fórmula mágica de las finanzas y la fuerza más poderosa del universo.

Puntualmente, el interés compuesto es aquel que se va sumando al capital inicial y sobre el que se generan nuevos intereses. Esto quiere decir que los intereses aumentan en cada periodo provocando un efecto multiplicador del dinero.

De acuerdo a la Oficina de Capacitación, Producción de Tecnología y Cooperación Técnica de la Contraloría General de la República, el interés compuesto tiene las siguientes características:

  • Es el proceso de capitalización de intereses, el cual consiste en adicionar al capital inicial los intereses ganados, para así formar un monto (Valor Final) y sobre este volver a liquidar intereses y repetir este proceso
  • El capital inicial se va incrementando periodo tras periodo, precisamente por la adición de los intereses
  • El valor de los intereses no es constante. Estos cambian conforme se va incrementando el capital

La magia del interés compuesto consiste en reinvertir los beneficios de una inversión de forma continua en el tiempo para generar un incremento del dinero. Claro está, entre más veces el inversionista realice este proceso de inversión, más se generan intereses sobre intereses.

Aunque el proceso parece fácil de aplicar en la realidad, la mayoría de las personas no lo lleva a cabo porque no tienen un objetivo claro de lo que quieren conseguir con la inversión o porque no tienen la paciencia para reinvertir los beneficios que se van obteniendo paulatinamente.

Para poder entender mejor la definición de interés compuesto, veamos el ejemplo de Pedrito Juárez.

Ejemplo de interés compuesto

En el año 2000, Pedrito Juárez se graduó de la Institución Educativa Técnico Industrial Mariscal Sucre del municipio de Boavita, Boyacá. Después de la ceremonia de graduación, se sentó a charlar con su profesor de matemáticas y este le propuso un experimento:

“Pedrito, vas a llevar estos $10.000 pesos que te estoy regalando a un lugar que te genere intereses anualmente. En vez de gastarse el dinero que recibas cada año, vas a reinvertirlo año tras año hasta el 2020. El 31 de diciembre de ese año te vas a dar cuenta que sí es posible multiplicar el dinero, únicamente tienes que tener paciencia”.

Después de averiguar en diferentes lugares, Pedrito Juárez decidió invertir los $10.000 pesos en un producto financiero que daba un 5% de rentabilidad anual sobre el capital invertido. Al cabo de 1 año Pedrito ya tenía $10.500 pesos gracias a los intereses, $12.763 pesos en 5 años, $16.280 pesos en 10 años y $26.533 pesos en 20 años gracias a los intereses sobre intereses.

Pedrito se dio cuenta que si hubiera invertido el capital sin reinversión, al final de los 20 años hubiera conseguido $20.000 pesos, es decir, $6.533 pesos menos.

¿Cómo aplicar el interés compuesto en la realidad?

Con las nuevas modalidades de financiación alternativa no bancarias que han surgido producto de los últimos avances tecnológicos, puedes invertir tus ahorros en productos que te permitan obtener rentabilidades atractivas en un periodo de tiempo determinado.

Este es el caso del crowdfactoring, una de las variantes de la financiación colectiva de dinero en la cual se conectan empresas que desean vender sus facturas por cobrar con una comunidad de personas interesadas en comprarlas y que quieren rentabilizar su dinero.

Gracias a ello, una persona como tú puede aplicar en la vida real todo el proceso de interés compuesto que se explicó anteriormente, logrando un aumento de su inversión de una forma rápida, segura y sin complicaciones.

El proceso es bastante sencillo:

  1. Compras una fracción o la totalidad de una factura que una empresa puso a la venta
  2. Después de un tiempo (desde 30 hasta 180 días) recibes tu dinero más la rentabilidad
  3. En vez de gastarte lo que recibiste, reinviertes el dinero (incluido el rendimiento) en otra factura
  4. Después de estos otros 30 o 120 días, vuelves a reinvertir ese dinero en otra factura y así sucesivamente hasta que cumplas tu meta
  5. Sonríes y celebras porque tu dinero se multiplicó de una forma inteligente

También te puede interesar “Conoce los mejores consejos para invertir tus ahorros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *